Consejo

Raíz de diente de león: propiedades medicinales para el hígado

Raíz de diente de león: propiedades medicinales para el hígado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El diente de león para el hígado en forma de caldos limpiadores e infusiones medicinales de la raíz de la planta tiene un efecto preventivo y curativo, desintoxicante.

El diente de león (Taraxacum officinale), un presagio del verano, ha salvado a más de una generación de personas con propiedades útiles de la deficiencia de vitaminas de primavera, la anemia e incluso el hambre. Muchas nacionalidades de diferentes continentes conocen las propiedades beneficiosas de la flor y su raíz. Escribieron leyendas y cuentos sobre el diente de león, que sigue siendo una flor popular después de la campanilla de invierno. La planta crece como una mala hierba sin elegir suelo ni clima.

Por qué el diente de león es bueno para el hígado

El hígado es un órgano de defensa del cuerpo contra las toxinas dañinas y las toxinas que vienen con los alimentos, las bebidas y los medicamentos. Al pasar la sangre a través de sí mismo, lo limpia de impurezas nocivas. Participa en la neutralización de los productos de descomposición de las reacciones químicas que ocurren en el cuerpo. También juega un papel importante en el metabolismo: aquí se sintetizan proteínas, carbohidratos, ácidos grasos, colesterol. Daño al hígado por enfermedades infecciosas, las condiciones patológicas lo destruyen, lo que conduce al envenenamiento de los órganos con desechos tóxicos. Aquí se produce la bilis, que ayuda al tracto gastrointestinal a asimilar los alimentos entrantes.

La protección del hígado debe provenir de una persona que conserva sus funciones en condiciones de trabajo con la ayuda de dietas, medicina tradicional, que incluyen el rizoma del diente de león.

Las propiedades medicinales del diente de león para el hígado se expresan en sustancias biológicamente activas con las siguientes propiedades:

  • colerético
  • antiespasmódico;
  • laxante;
  • tónico;
  • sedante;
  • diurético;
  • antioxidante.

La composición de vitaminas y minerales del diente de león es rica en potasio con magnesio, que mantiene el equilibrio de la presión arterial y afecta la actividad cardíaca. Todos conocen la utilidad del calcio para los huesos y los dientes. La fibra dietética reduce el nivel de colesterol en la sangre, mantiene el funcionamiento del corazón. Normaliza los niveles de azúcar, afecta el páncreas. Al ralentizar el proceso de digestión, dan una sensación de saciedad duradera, apaciguando el apetito. Los componentes útiles tienen un efecto complejo sobre la resistencia del cuerpo a factores externos, bacterias y virus, afectan el hígado y su trabajo.

¿Cómo se puede tomar el diente de león para el hígado?

En la medicina popular, se utiliza la parte valiosa de la planta: la raíz, las tinturas, las decocciones, los extractos y los extractos. Estos fondos ayudan a aliviar los síntomas y el curso de las enfermedades del hígado, el tracto biliar, el páncreas y las glándulas tiroides, los ganglios linfáticos. Los furúnculos, úlceras y heridas se curan rápidamente con polvo de raíz de diente de león.

Las raíces de la planta se desentierran en la primavera, cuando el diente de león apenas comienza a crecer. O en el otoño, cuando se desvanecen y vuelan, las raíces se fortalecen y comienzan a prepararse para la hibernación, acumulando jugos útiles. Los rizomas desenterrados se secan y las materias primas se preparan para su uso posterior.

Limpieza del hígado con diente de león

La raíz de diente de león con amargor natural en el sabor del hígado es una ayuda adicional para estimular la excreción de bilis, facilitando el desempeño de funciones básicas.

El remedio cocido correctamente de la raíz de la maleza reduce el colesterol en sangre y normaliza el metabolismo. Activa el trabajo de eliminación de sustancias nocivas. La planta afecta el trabajo de la vesícula biliar, limpia los conductos.

Las propiedades analgésicas, antiespasmódicas, junto con las indicaciones antiinflamatorias, activan el hígado, lo que afecta el funcionamiento del cuerpo humano.

Todas las partes de un diente de león, preparadas de antemano: peladas y secas, se utilizan para preparar medicamentos para el tratamiento del hígado y la vesícula biliar.

Los curanderos tradicionales preparan tés, infusiones, decocciones y extractos. Para reducir el amargor, las plantas se hierven mermelada, miel, café, se procesan con aceite vegetal y se hacen dulces. Tales "golosinas" deben tomarse estrictamente de acuerdo con el horario y el tiempo, con una dosis estricta del número de porciones. La mermelada se toma en 3 cucharaditas. en una ida. El aceite se toma en una cucharada 3 veces al día. Todos los remedios son buenos para fortalecer el hígado, revitalizar su trabajo, eliminar el exceso de bilis y ayudar al tracto gastrointestinal.

El hígado necesita limpieza y reposo. Este órgano tiene la capacidad de auto-purificarse y auto-regenerarse, pero cuando se toman sustancias estimulantes y activas, el proceso va más rápido y de manera más eficiente.

Los comentarios positivos sobre el diente de león para el mantenimiento del hígado indican la capacidad de la flor para reponer los nutrientes que faltan en el cuerpo. Entonces, los tallos frescos, las hojas se agregan a las ensaladas de verduras, sazonadas con aceite de oliva. Remoja la planta en agua salada para eliminar el amargor.

El té de diente de león 2-3 veces al día es mejor para aliviar la intoxicación y la limpieza. Se elabora una nueva porción para cada comida. Curso: 1 - 1,5 meses, en primavera o verano.

¡Atención! El cumplimiento de la dieta y la dieta mejorará la limpieza del hígado: elimine los alimentos grasos, limite la ingesta de alimentos en un momento posterior, lo que permitirá que el hígado funcione de manera productiva durante el sueño.

Tratamiento de la cirrosis hepática del diente de león

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica que afecta a un órgano importante al introducir cambios estructurales. Cesan las principales funciones del hígado, lo que no solo lo destruye, sino que afecta a todo el cuerpo. La causa de la cirrosis es el alcohol, la hepatitis, las enfermedades autoinmunes. Todos los síntomas pasan silenciosamente y sin manifestaciones vívidas para el estado general del cuerpo, ya que el órgano no tiene terminaciones nerviosas. La cirrosis conduce a enfermedades de los vasos sanguíneos, causando peritonitis aguda. Pero incluso con una etapa avanzada de cirrosis, el diente de león luchará por tener células sanas sin darse por vencido. Junto con otros medicamentos recetados por un médico, el tratamiento con diente de león para el hígado y el páncreas durante este período puede ser una buena ayuda para detener el curso de la enfermedad, aliviar las molestias y bloquear las áreas afectadas. El cumplimiento estricto de la dieta y la dieta facilitará en gran medida el curso de la enfermedad. En este caso, la actividad física es importante.

Cómo tomar la raíz de diente de león para el hígado

Como cualquier otro medicamento, la raíz de diente de león tiene sus propias medidas y recetas para tomarla. Un enfoque incontrolado y poco científico de la medicina tradicional conduce a resultados negativos, envenenamiento.

El tratamiento del hígado con raíz de diente de león se acompaña de instrucciones, su observancia da un resultado positivo. Se recomienda preparar composiciones farmacéuticas preparadas a partir de raíces de malezas con agua hirviendo. Insiste durante un cuarto de hora. Tomar medio vaso 2 veces al día, con comida. La duración del curso de tratamiento es de 1 mes. El té de diente de león es un excelente tratamiento.

Decocciones

Cualquier planta medicinal para la manifestación de sus propiedades debe hervirse o elaborarse para obtener un producto puro con propiedades curativas.

  1. Los procesos inflamatorios se eliminan perfectamente mediante decocción de la raíz de la planta. Beba por la mañana con el estómago vacío: 100 ml, media hora antes de acostarse, tome 50 ml. El curso está diseñado para 10 días, se puede extender por 14 días.
  2. Se prepara una decocción de flores de plantas marchitas para mejorar la excreción de bilis. Recepción: 100-150 ml antes de las comidas. Divida la ingesta de alimentos en 6-7 partes por día. Calcula que el caldo es suficiente para todo el día. Prepare una porción fresca por la mañana. Tómate 10 días.
  3. El elixir de diente de león integral, elaborado con jugo de limón y azúcar, cura el hígado. Consumir todos los días, agregar al té, jugos y otras bebidas.
  4. El "café" de diente de león mejora la digestión y activa la función hepática. Usado en lugar de café, especias: canela molida, jengibre, clavo, cardamomo agregarán picante. No más de 2 tazas al día.
  5. El agua elaborada en las hojas se toma para reducir los niveles de colesterol y curar el hígado. Beba la mezcla 3 veces al día, 50 ml antes de las comidas.

Infusiones

Las infusiones desde la raíz aceleran el metabolismo, eliminan toxinas y sustancias nocivas, ayudando al hígado, se preparan sin cocinar. La raíz de la maleza infundida durante 2 días se bebe antes de las comidas 3 veces al día, 100 ml cada una. Las tinturas alcohólicas son para otros fines.

Dulces de raíz de diente de león con miel

De las inflorescencias, se cocina mermelada para té, miel o azúcar. El caramelo se prepara desde la raíz. Mezclar la raíz frita y triturada con miel y mantequilla, derretir. Luego, extiéndalo sobre papel pergamino en círculos. Use los caramelos resultantes para té, café, déselo a los niños si no son alérgicos a los ingredientes. Para mantener la función hepática, este método de utilizar una hierba beneficiosa también es adecuado.

Limitaciones y contraindicaciones.

Los medicamentos se toman solo con la prescripción y el consejo del médico tratante, ya que existen restricciones y contraindicaciones para las siguientes circunstancias:

  • alergias e intolerancia individual a la composición de la planta;
  • embarazo y lactancia;
  • úlcera estomacal;
  • aumento de la acidez del estómago;
  • gastritis;
  • en condiciones agudas del tracto biliar;
  • con diarrea.

¡Importante! Debe elegir materias primas de alta calidad, preferiblemente recolectadas con sus propias manos, lejos de carreteras y vertederos.

Conclusión

El diente de león para el hígado no es una droga milagrosa que cura enfermedades. La planta la ayuda a funcionar correctamente, fortaleciéndose con sustancias útiles. Al tomar medicamentos para la enfermedad hepática, debe tener cuidado al tomar productos de diente de león.


Ver el vídeo: La achicoria, mucho más que un sustituto del café (Septiembre 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos